QUIÉNES SOMOS: CARTA MAGNA M4C

Minds4Change (“M4C”) es una asociación privada sin ánimo de lucro, de nacionalidad española y con vocación internacional; que reúne a miembros de diferentes disciplinas académicas y profesionales en diversas líneas de actuación (con especial foco de atención en el área de educación, formación y emprendimiento por entender que son motores de generación de bienestar social a largo plazo), subscribiendo sobre el honor los siguientes principios que constituyen nuestra Carta Magna.

Desde M4C pensamos que un mundo más justo es posible, donde existan igualdad de oportunidades para todas las personas y éstas puedan desarrollar de forma libre todo su potencial independientemente de su origen, raza, religión, idiomas, creencias y sexo. M4C apuesta por construir un mundo en el que la economía, el desarrollo, los recursos y las oportunidades de cada persona le permitan tener una vida digna y con perspectivas de futuro, donde los hombres y mujeres dotados de los mismos derechos y deberes puedan ejercer esa igualdad de manera efectiva y desarrollarse como individuos y miembros activos de sus comunidades.

Nuestra misión es ser un instrumento de desarrollo integral y transformación social para contribuir a un mundo más justo y solidario, invirtiendo en personas, ideas y proyectos que generen cambios sistémicos, con la visión de constituirnos como una plataforma y punto de encuentro que proporcione recursos económicos, materiales, capital intelectual y grupos multidisciplinares de trabajo tanto a proyectos propios como de terceros, que posibilite este cambio a escala internacional y siempre teniendo como marco de referencia y actuación los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la Carta Magna de Naciones Unidas, los Estatutos de M4C, la Carta Magna de M4C y la solución de los problemas de carácter social, político, económico, medioambiental y humanitario; intentando dar una respuesta integral al reto de erradicar la pobreza, el hambre  y la exclusión e injusticia social.

Creemos firmemente que el motor de las sociedades, la forma de generar riqueza y valor social de forma sostenible en el largo plazo debe estar basado en los siguientes pilares:

  1. Valores humanos, fundamentados en el compromiso, ética, profesionalidad, esfuerzo, integridad, solidaridad, independencia, honestidad, ejemplaridad, respeto a la diversidad, transparencia, mejora continua, búsqueda de la excelencia y el trabajo en equipo, y que forman parte del ADN de M4C.
  2. Educación y formación, cimentada en la enseñanza en valores como base, y que desarrolle competencias personales y conocimientos técnicos específicos para que las personas y sociedades aprendan a hacer las cosas por sí mismas de forma exitosa y autónoma.
  3. Fomento y apoyo a la iniciativa emprendedora, investigadora e innovación, con especial atención en el ámbito tecnológico.
  4. Crear y garantizar un ecosistema que proporcione los recursos a los beneficiarios de nuestra acción (grupos en riesgos de exclusión y desfavorecidos, países subdesarrollados o en vías de desarrollo, países desarrollados, estudiantes de cualquier ciclo, investigadores, desempleados, jubilados, emprendedores) a nivel de acceso a las infraestructuras, educación. sanidad, alimentación,  defensa de derechos y valores democráticos que permitan desarrollar de forma exitosa los puntos 1, 2, 3.

La actual crisis económica mundial  y de pérdida de valores que tan ferozmente ha golpeado a las economías desarrolladas quizás marque un punto de inflexión que nos haga replantearnos muchas cosas a nivel personal, profesional y vital. Vivimos en un mundo donde sabemos el precio de todo y el valor de nada. Donde todo es de usar y tirar,  porque se puede, ¿fácilmente reemplazar?, en vez de intentar arreglar aquellas cosas que valen, buscamos imposibles, ansiamos la perfección, vivimos deprisa incluso sin disfrutar y valorar las pequeñas cosas que nos dan realmente la felicidad, y paradójicamente, en un mundo donde tenemos infinidad de elección somos cada vez más infelices. Y mientras tanto, la realidad de los números, tozuda como ella sola, nos debería hacer abrir los ojos y reflexionar si queremos un mundo donde las desigualdades son cada vez mayores:

Según Naciones Unidas,

  1. 1.200 millones de personas (16,67%) viven en pobreza extrema, es decir, con menos de US$1,25 diarios. Y un 60% de los trabajadores en los países subdesarrollados o en vías de desarrollo ganan menos de US$4 diarios.
  2. 2.500 millones de personas  (34,7%) no tiene acceso a instalaciones de saneamiento adecuadas.
  3. 900 millones pasan hambre (12,5%), no consumiendo los nutrientes diarios recomendados.

En el caso particular de España:

  1. Según informes del Instituto Nacional de Industria, Unicef y Cruz Roja para 2013: El 21,6% de la población española (unos 9,3 millones de personas) vive por debajo del umbral relativo de pobreza situado en 7.040€ anuales, calculado como aquellas rentas anuales inferiores al 60% de la mediana del salario anual de 17.600€ (aquel que deja a su izquierda y derecha el 50% de las observaciones) y siendo el salario más repetido o moda, de 15.500€/brutos al año y el salario medio de 23.123€ brutos anuales.
  2. Según datos del Ministerio de Hacienda para el año 2013, el 85% de la población española declaró rentas inferiores a 24.000€ al año.

En M4C pensamos que el cambio es posible, que una sociedad más justa también lo es, y que el primer paso para el cambio, es tomar conciencia de su necesidad, empezando por unos mismos y colaborando con todas aquellas iniciativas con las que uno se encuentre plenamente identificado.  En M4C queremos que nuestra gestión se base en los siguientes principios:

  1. Orientación y foco a los beneficiarios de nuestra acción, definidos en el Artículo 8.4 de nuestros Estatutos,  promoviendo actuaciones definidas dentro del marco de nuestros Estatutos, Carta Magna y  caracterizadas por la ausencia de ánimo de lucro, cuya única finalidad es de naturaleza general y pública.
  2. Acción basada en el espíritu voluntario y de colaboración.
  3. Gestión basada en indicadores numéricos, ya que pensamos que “si no se puede medir, difícilmente se puede mejorar”.
  4. Compromiso  de transparencia, cuentas claras y auditoría externa; para que éstas estén disponibles a todos los interesados.
  5. Actuación en la más estricta imparcialidad, neutralidad, e independencia total de todo poder, así como de fuerza política, económica o religiosa.
  6. Respeto de la Ley, la Ética y principios deontológicos profesionales.

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options